Orgosolo, el corazón palpitante de Barbagia y de toda Cerdeña

Nunca he amado especialmente Cerdeña por ignorancia. Lo confundí casi por completo con la imagen de Porto Cervo y el Billioner de Briatore. Luego me tomé el tiempo para conocerla mejor. Descubrí que Cerdeña no es solo playas. Descubrí la fuerza de las mujeres sardas. Descubrí una sociedad matriarcal. Descubrí que hay figuras importantes en la comunidad local como el comisario y la accabadora. Descubrí el interior salvaje de esta tierra hecha de roca de granito, plantas de mirto y nuraghi.

Y luego descubrí Barbagia, el corazón palpitante de una Cerdeña donde la cultura y la tradición se han mantenido fieles a sí mismas. Una tierra a menudo asociada solo con pastores y bandidaje, una tierra en lugar de gran riqueza y hospitalidad en la que entrar despacio y de puntillas. El pueblo de Barbagia que más amé es sin duda Orgosolo. Un museo al aire libre en el que cada pared está dedicada a un mural. Caminando por sus calles podrás volver sobre las etapas de la historia de Cerdeña para afirmar tu identidad, historias actuales de lucha social, homenajes a personajes famosos como Jim Morrison y denuncias de actos políticos ilegales. Cada año nuevos artistas dan su contribución proponiendo nuevas creaciones.

Y si quieres ir acompañado de un pastor local para descubrir la zona, tal vez esté el camping supramonte, atencion las habitaciones son muy espartanas pero la cocina de la finca es excelente. Para aquellos que lo deseen, también es posible realizar espléndidas excursiones a pie o en vehículo todoterreno. No nos contuvimos y por eso fuimos con un guía pastor a descubrir los territorios vecinos. Es maravilloso poder participar en el almuerzo porceddu con los pastores en el camino de regreso.

¡Vota este post!

Deja un comentario