Aggius y las celebraciones de la Semana Santa en Cerdeña

Las celebraciones de la Semana Santa en Cerdeña tienen su origen en las de España.

Procesiones, disfraces, ritos. La Virgen y Cristo se llevaron por todo el país. Cuarenta y tres y repartidos por toda Cerdeña son los países que celebran los ritos de Pascua. En el norte, el evento de Alghero también es muy famoso por el turismo.

Uno desde Palau nos aconsejaron que fuéramos a Aggius, una pequeña ciudad en el interior de Gallura.

Aggius es una de las ciudades más antiguas de Gallura, a 500 metros sobre el nivel del mar. Tiene enfrente el imponente macizo de Limbara e, inmediatamente detrás, una corona articulada de montañas que lo hace característico y le otorga un panorama único.

El lugar que no debe perderse es el Valle de la Luna formada por masas de granito y cerros redondeados que le otorgan características verdaderamente únicas.

Para poder admirarlo en todo su esplendor, te recomiendo que llegues al Belvedere Valley of the Moon que domina el paisaje y donde se pueden participar en mini festivales de mayo a septiembre al ritmo de la música tradicional y porceddu.

Otro elemento paisajístico son los stazzi, característicos caseríos con apriscos anexos que hasta mediados del siglo XIX albergaban a gran parte de la población municipal.

Aggius es un belén con calles y barrios que conservan nombres antiguos. Muy interesantes son los Museo etnográfico que cuenta la historia de las tradiciones locales y el pequeño Museo del bandidaje.

Con profundas raíces en el pasado, conserva un vasto patrimonio de tradiciones y cultura popular: leyendas, refranes, anécdotas, cuentos de hadas. Las procesiones y ritos de Semana Santa van acompañados del canto del rosario y cofradías de la Santa Croce y los mejores coros tradicionales del momento. Para todo tipo de rito su canto, aireado y solemne el Domingo de Resurrección, oscuro y conmovedor el de las procesiones nocturnas para la visita a los sepulcros.

Las celebraciones comienzan el Miércoles Santo con el vía crucis por las calles del pueblo y encuentran su culminación el Viernes Santo con la procesión por las calles de los sepulcros, los cantos antiguos, el Sgraamentu (la deposición) y el Intarru (el entierro) de Cristo. El domingo el evento termina con la procesión y el Intoppu (el encuentro entre la Virgen y Jesús resucitado) seguido de una gran fiesta.

Participamos en el del Viernes Santo y fue muy emocionante. El único error, como no somos muy creyentes, fue llegar a las 18.30 horas como se indica en todos los folletos informativos. Por eso tuvimos que asistir a toda la misa que duró aproximadamente una hora y media y, a decir verdad, nos cansó un poco. La parte más interesante para nosotros que une espiritualidad, religión y cultura es sin duda la procesión y los ritos que las acompañan. Todo el pueblo está iluminado por velas que le dan un ambiente rosado y acogedor, caminas por las calles de piedra clásica con ladrillo blanco y tocas los cuatro sepulcros, iglesias decoradas con flores e iluminadas con velas de colores.

La procesión está acompañada de canciones típicas de Cerdeña. de inspiración gregoriana pero interpretada con un coro gótico de capilla de 5 personas. Al finalizar volvemos a la iglesia principal y presenciamos la deposición de Cristo de la Cruz en completa oscuridad, manifestación típica de Cerdeña que solo existe aquí, un momento solemne y hasta conmovedor en el que participa gran parte de la población.

Ritos que se vienen repitiendo desde hace cientos de años y tal vez sin cambios, que adquieren un valor social al que da gusto participar al menos una vez. En definitiva, nuestra pequeña Sevilla.


¡Vota este post!

Deja un comentario