Descubriendo los rangos de Flinders

Después de haber cambiado los nombres de nuestro «registro» para el Pajero (cambio de propietario en la «tarjeta gris») y haber comprado algunas cosas para nuestra comodidad, finalmente estamos en la carretera. Los pocos días que pasamos en Adelaide nos dieron un descanso, pero estamos ansiosos por ver los paisajes del Outback y el centro.

Por lo tanto, partimos en dirección a Flinders Ranges. Nuestra primera parada es en Port Augusta. Esta pequeña ciudad de 14.000 habitantes marca el inicio del interior del sur de Australia. Paramos allí principalmente para abastecernos de vida antes de tener que lidiar con los precios desorbitados del desierto. Aprovechamos para tomar una pequeña sesión de Internet en la biblioteca. Luego partimos hacia Quorn.

Quorn es mejor conocido por su tren: el ferrocarril Pichi Richi. Es un tren antiguo que va a Port Augusta. No lo tomamos, pero pudimos verlo. Mirando la tienda de souvenirs, se siente como un Wester. Nos gusta mucho, el ambiente está ahí, sentimos que poco a poco vamos saliendo de la “civilización”.

Pequeño descanso para Bruce

Pequeño descanso para nosotros y Bruce

Después de descansar un poco, regresamos al Parque Nacional Flinders Ranges. En el camino un cartel nos indica un sitio que alberga antiguas pinturas aborígenes. No podemos resistir la tentación de estirar las piernas. ¡Y teníamos razón, porque es aquí, en las cuevas de Yourambulla, donde por fin vemos nuestros primeros canguros! Y por supuesto pinturas aborígenes.

Pinturas rupestres Australia

Pinturas aborígenes – Cuevas de Yourambulla

¡Pero los canguros son más importantes! Aquí es también donde comienza nuestro infierno de moscas. Nadie nos había dicho que había tantas moscas en Australia. Y cuando decimos mucho, son cientos de moscas las que nos dan la vuelta hasta el punto de tener que comprarnos un gorro de mosquitera… ¡Es decir!

Nuestro primer canguro en Australia

Nuestro primer canguro en Australia

El siguiente descanso es en Hawker y luego ingresamos al parque nacional. En la entrada del parque es confuso, no hay taquilla, sino un simple buzón donde los recién llegados toman un sobre y depositan $ 10 en él. No hay control, pero todos parecen respetar. Es bonito !

Para nuestra primera noche, acampamos en Wilpena para poder hacer una pequeña caminata al día siguiente en Wilpena Pound, pero sobre todo tomar una ducha, porque han pasado 3 días desde que no habíamos tomado una… Por la noche presenciamos un hermosa puesta de sol sobre Flinders Ranges. Nos dejamos seducir por una gran sesión de fotos con nuestro Bruce.
Al regresar al campamento, descubrimos muchos canguros en el camino, salen de noche, entendemos mejor por qué apenas habíamos visto ninguno desde nuestra llegada a Australia.

Atardecer en el Parque Nacional Flinders

Puesta de sol sobre los rangos de Flinders

Cuando nos despertamos, Bob, un australiano que conocimos el día anterior, nos ofrece café, pero no estamos solos. No muy lejos de nosotros, a los primeros rayos del sol, escondida en la espesura, una familia de canguros está desayunando. Ya estamos empezando a encariñarnos con estos animalitos.

Después del desayuno, salida para una caminata de 4 horas, equipada con nuestras mosquiteras, bloqueador solar y botella de agua en la mochila y cámaras al cuello: dirección Wilpena Pound.

Es una cuenca natural elevada con un área de 90km.2 que se extiende al pie de un acantilado de 500 m de altura: en otras palabras, un gran cráter según Chouchou.
El paseo es tranquilo y agradable, pero preferimos la vista exterior con el relieve de las montañas bien dibujadas a ver el interior de la cuenca.

Punta Wilpena

Wilpena Point – Australia del Sur

Después de estas pocas aventuras, dejamos Wilpena para ir un poco más al norte, todavía en el Parque Nacional. El resto en unos días, en cuanto volvamos a tener internet, porque durante cientos de kilómetros solo había naturaleza y nosotros, no hay red 3G y ni siquiera las llamadas SOS están disponibles …

Deja un comentario