Diversión, sol y relax en Morro de Sao Paulo

Última parada de nuestro viaje a Brasil en una isla donde reina la diversión y el relax entre arena blanca y caipirhina en la playa.

Este es Morro de Sao Pauolo.

segunda praia

Para entrar es necesario pagar una tasa turística de unos diez euros y decidir en cuál de las cuatro playas alojarse.

La isla es muy pequeña y se puede recorrer en un día. Cada una de las cuatro playas tiene una característica diferente. Nos quedamos en la Segunda porque queríamos estar en el centro de la vida nocturna también para compensar las exigentes etapas que habían precedido a la llegada a Morro y que habéis podido leer en posts anteriores.

El recuerdo más lindo es el de la noche en que llegamos. A las diez estábamos muertos de cansancio en la cama después de cenar en un pequeño y espléndido local de praia primera. A las dos de la madrugada nos despierta un ruido ensordecedor y entendemos que estaba en plena fiesta en la playa frente a nuestro hotel. Nos vestimos en un instante y con los ojos todavía rojos nos catapultamos escaleras abajo.

amanecer en la terceira praia

El único inconveniente de nuestra estancia fue el clima. Hacía mucho frío y el mar estaba oscuro. El período de agosto ciertamente no es el mejor.

Pero a pesar de esto a la hora de salir, subiendo las escaleras que nos llevaban al muelle entendí realmente lo que significa la palabra saudade. Lo sentí fuerte en mi pecho. Fue como abandonar un dulce Eldorado …

Deja un comentario