¿El viaje ideal para unas vacaciones de ensueño con tu bebé?

La presencia de un bebé deja pocas opciones para que una familia tenga unas vacaciones de ensueño. A continuación se ofrecen algunos consejos útiles que le ayudarán a disfrutar al máximo de sus vacaciones de verano con su bebé.

¿Qué destino para unas vacaciones con un bebé?

Cabe destacar que un bebé puede viajar a partir de su tercera semana. Sin embargo, debido a su fragilidad, no admite diferencias horarias ni cambios bruscos de clima. Por tanto, es mejor favorecer los viajes regionales, no necesariamente a otros países para evitar riesgos innecesarios. Varias agencias de viajes ofrecen destinos aptos para bebés, y este es el caso de clubes de vacaciones de verano en vtr-voyages.fr en lugares donde las infraestructuras médicas donde la seguridad, la higiene y el confort sean óptimos. Por tanto, el destino debe cumplir estos criterios para que toda la familia pueda disfrutar plenamente de las vacaciones de verano en un ambiente agradable. Preferiblemente, es necesario elegir el medio de transporte terrestre como coche o tren, y evitar el transporte marítimo y aéreo para bebés menores de 6 meses. Lo fundamental es que toda la familia, incluido el bebé, pueda disfrutar plenamente de las vacaciones en paz y serenidad.

A partir de los 6 meses, el bebé puede viajar más lejos, y los destinos ideales son las regiones esenciales de Francia y los países vecinos, las islas, pero también Australia y América del Norte debido a la estabilidad de estos países.

¿La montaña, el campo o el mar?

Antes incluso de irse de vacaciones, esta es la pregunta que los padres deben hacerse. El objetivo es que las vacaciones sean rentables, ya sea para adultos o bebés. Así, el mar permite que el bebé se familiarice con los juegos al aire libre, a la vez que le aporta más relajación. Sin embargo, deben estar bien protegidos, de ahí el uso de gorra o sombrero y la aplicación de protector solar. Varios países tienen playas de ensueño, pero no debemos olvidar que Francia también está bien ubicada con sus innumerables playas. Las vacaciones en el campo son muy interesantes para los bebés por la naturaleza, la pureza del aire, pero también es una oportunidad para familiarizarlos con la naturaleza. Hay que recordar prestar atención a los insectos y reptiles, pero también a la frescura del agua del río. En cuanto a la montaña, se desaconseja fuertemente para las vacaciones con bebé, porque por un lado no hay interés allí, y por otro lado, el aire, la altitud y el cambio climático brusco le son desfavorables.

Deja un comentario