hacia el final de las cafeterías en 2025? El punto !

Ámsterdam es una ciudad conocida por su reputación sulfurosa y su famoso barrio rojo que atrae a miles de turistas. Sin embargo, el futuro turístico de Ámsterdam parece estar en peligro por la aplicación de nuevas regulaciones …

¿Por qué Amsterdam atrae tanto?

Amsterdam es uno de los lugares más visitados de Europa. Esta ciudad se ha convertido en la sede de los turistas que desean dejarse llevar por un fin de semana. Además, la ciudad tiene todo para agradar ya que es dinámica y muy animada. Sin embargo, lo que hace que Ámsterdam tenga tanto éxito sigue siendo su famoso barrio rojo, una zona sulfurosa y muy popular.

El barrio rojo de Ámsterdam atrae a muchos visitantes y mantiene su reputación gracias a sus famosas ventanas. En el lugar, se puede observar a las prostitutas ofreciendo sus servicios de manera desinhibida y natural al mismo tiempo. Aunque pueda parecer inquietante, el barrio rojo es, sin embargo, extremadamente atractivo además de seguro.

De otra parte, la ciudad tiene cerca de 170 cafeterías. Cafés que ofrecen el consumo de cannabis a quienes deseen probar la experiencia. Por definición, las cafeterías de Ámsterdam son un verdadero baluarte para los amantes de las drogas blandas. Es el tipo de lugar donde cualquiera puede consumir sin correr el riesgo de ser arrestado y sancionado por las autoridades.

Sin embargo, es probable que todas estas ventajas desaparezcan en 2025. Tras la elección de un nuevo alcalde ecológico, los cafés y la prostitución ya no serán parte del juego.

Turismo cannábico: ¿más que un recuerdo de futuro?

Aunque la población local no tendrá que sufrir las repercusiones de las decisiones del ayuntamiento, los turistas se sentirán conmovidos. Antes del inicio de Covid-19, casi 177 millones de extranjeros viajaron a Ámsterdam para obtener cannabis. Según Femke Halsema, la nueva alcaldesa, son necesarios ciertos límites.

Incluso si tal ola trae muchos beneficios financieros, la comodidad de la población local de Ámsterdam soporta el costo. Efectivamente, la llegada masiva de turistas dispuestos a consumir cannabis invade la tranquilidad de los habitantes. El ayuntamiento tiene una larga lista de denuncias relacionadas con determinados abusos provocados por el turismo de masas.

Además, este tipo de decisiones no es nuevo. Ya se han tomado algunas medidas en el pasado para limitar el acceso de los extranjeros al cannabis. Por ejemplo, Amsterdam tenía alrededor de 900 cafeterías en 1998 en comparación con las 570 actuales. Si se autorizó la apertura de cafeterías en 1976, fue para controlar el consumo local de cannabis. Sin embargo, a lo largo de los años, Amsterdam se ha convertido en el referente mundial de las drogas blandas.

¿Una posible pérdida financiera para Ámsterdam?

Tenemos derecho a hacernos esta pregunta. El barrio rojo y sus placeres son el principal atractivo de la ciudad de Ámsterdam y los Países Bajos. Si llegamos a prohibir el acceso a las cafeterías y la prostitución, el turismo se vería afectado.

Sin embargo, la ciudad no parece preocupada. De hecho, el turismo cannábico es un concepto bastante especial que no concierne a todos los visitantes. La verdad es que Ámsterdam es más un lugar para despedidas de soltero y grandes consumidores de cannabis. Según el ayuntamiento, Ámsterdam puede mantener su encanto turístico gracias a otras armas. Entre ellos, encontramos la cultura del país y la ciudad, sus edificios y museos atípicos.

Por otro lado, Amsterdam tiene fuentes de ingresos muy importantes. Por ejemplo, la ciudad es la sede de muchos bancos y multinacionales. El puerto de Rotterdam es también la pepita de oro de la ciudad de Amsterdam. Con todo, la economía del país sigue funcionando a toda velocidad y Ámsterdam se está transformando gradualmente.

Por último, el alcalde de Ámsterdam también está haciendo la guerra contra el alquiler de apartamentos. Para limitar el turismo cannábico, debemos reducir la cantidad de ofertas de alquiler. Sin embargo, los internautas no parecen tener miedo de las noticias. Es posible que surja una nueva forma de negocio que invite a los turistas a reponer sus suministros de cannabis a través de los propietarios de AirBnb.

Incluso si se prohibiera el acceso a los cafés y la prostitución para los turistas a partir de 2025, todo puede cambiar. Sin embargo, la lucha será difícil ya que son décadas de cultura las que el ayuntamiento debe cuestionar. En cuanto a las ventanas del barrio rojo, las prostitutas probablemente tendrán que emigrar fuera del centro de la ciudad … Un montón de decisiones y medidas a analizar para no sufrir las consecuencias a largo plazo.

Deja un comentario