La costa de los etruscos en Toscana (Italia)

La Costa de los etruscos es una costa larga y estrecha a lo largo de la costa toscana que se extiende desde Livorno hasta Piombino y que incluye cuatro municipios internos: Collesalvetti, Sassetta, Suvereto y Campiglia Marittima. El nombre de esta hermosa región costera está ligado a la presencia de la civilización etrusca que habitó esta región a principios del siglo IX a.C. (mucho antes de los romanos), como demuestran muchos yacimientos arqueológicos en la actualidad.

En el Parque arqueológico de Baratti y Populonia, en el golfo de Baratti entre San Vincenzo y Piombino, hoy se puede visitar uno de los sitios más importantes, incluida una gran necrópolis, en esta área dejada por los antiguos etruscos. Tampoco se pierda la visita al pueblo de Populonia, una pequeña y maravillosa aldea construida sobre una colina frente al golfo de Baratti, que es el primer y único pueblo costero construido por los etruscos. El pueblo y la fortaleza merecen una visita.

La costa etrusca también incluye las áreas arqueológicas y naturales de los parques de Val di Cornia, de los que forman parte el Parque Arqueológico de Baratti y Populonia, así como los parques costeros de Rimigliano y Sterpaia.

En junio, los principales pueblos de la costa etrusca celebran la llegada del verano en una noche azul especial que ofrece fiestas, conciertos, espectáculos y diversos eventos culturales, gastronómicos y enológicos.

La costa etrusca es un vasto litoral caracterizado por la exuberante naturaleza y la fuerza de sus colores, diversas playas hermosas y vestigios de una historia que se remonta a miles de años. Fue la zona costera favorita de los etruscos, y la antigua civilización dejó un sinfín de huellas de su tiempo aquí que invitan a los visitantes a explorar este fascinante y misterioso lugar. A lo largo de la costa se encuentra Populonia, su única ciudad en el mar, enclavada en el Golfo de Baratti. La necrópolis destaca los deseos y secretos de esta enigmática población, que alberga una gran cantidad de objetos.

Destino ideal para los amantes de los deportes al aire libre, la Costa Etrusca ofrece un abanico considerable de posibilidades gracias a las numerosas rutas para explorar a pie, a caballo o en bicicleta de montaña, así como un mar de aguas cristalinas situado a escasos minutos andando de un denso pinar y matorral mediterráneo.

playa de grosseto

Una forma ideal de explorar esta costa es seguir el Aurelia: puede salir de Livorno o venir desde el sur, al igual que Vittorio Gassman y Jean-Louis Trintignant hicieron en Sorpasso; pero no importa la dirección, sin duda descubrirás acantilados y playas de arena, como en Castiglioncello, donde la vegetación costera es un denso pinar, mientras que más adelante, la naturaleza se convierte en un matorral impenetrable.

Mientras caminas por la costa, encontrarás de todo: arena negra y arena fina y clara, playas acondicionadas o playas libres y con poca gente. O puede caminar o montar a caballo por los pinares de Vada a Piombino, pasando por San Vincenzo, o quedarse cerca de los cipreses “altos y contundentes”, una vez tan queridos por Giosuè Carducci (famoso poeta italiano). Si prefiere relajarse, diríjase a Venturina, hogar de aguas termales que brindan unas vacaciones reparadoras, o retírese del estrés de la vida cotidiana en el Pomaia Buddhist Center. También hay un montón de cosas para hacer con toda la familia, como el Parque Arqueológico de las Minas de San Silvestro: súbete al trenecito que desciende a las profundidades de las minas.

Mientras explora la zona, asegúrese de dedicar tiempo también a las encantadoras áreas del interior: ruinas etruscas, tierras de cultivo, viñedos y colinas, un reino de tranquilidad donde el mar y sus aromas nunca están demasiado lejos. De una colina a otra, pueblos pintorescos y perfectamente conservados te esperan con sus vistas encantadoras y su gastronomía y vino excepcionales. Deténgase en Suvereto, considerado uno de los pueblos más bellos de Italia, descubra Sassetta o pasee por las estrechas calles de Montescudaio y Guardistallo.

Solo queda mencionar la comida: hay platos de mariscos como el cacciucco o recetas de carne como las sopas de verduras; y, por supuesto, también hay vino, aquí se elaboran algunos de los mejores de Italia, como Bolgheri y Sassicaia, etiquetas de la costa etrusca que te conquistarán con su embriagadora elegancia.

¡Vota este post!

Deja un comentario