La historia de la antigua capital de Guatemala: Antigua Guatemala

La historia de la agitada llegada de Antigua al lugar donde se encuentra ahora es una historia rica que se desarrolla como una novela llena de aventuras, conflictos y pasión. La primera Antigua fue fundada cerca de la ciudad maya de Iximché. Fue rápidamente abandonado cuando los habitantes de Kaqchiquel se rebelaron contra las demandas españolas de oro. Los españoles trasladaron su capital al valle entre los volcanes Agua y Fuego. Pero el destino estaba en su contra y la ciudad fue arrasada por una inundación. Poco después, la capital se trasladó a su ubicación actual, donde existe desde hace más de 400 años.

El comienzo de Antigua Guatemala

Después de un terremoto particularmente devastador en 1773, la capital de Guatemala fue reubicada. No fue hasta finales del siglo XIX que se redescubrió Antigua y se reavivó el interés por la ciudad colonial. El campo circundante se ha convertido en el centro de los productores de café y el valle vuelve a ser próspero.

Nombrada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Antigua atrae a miles de visitantes a sus calles adoquinadas donde algunos vienen a visitar la ciudad y deambulan por sus ruinas, mientras que otros aprovechan las numerosas escuelas para aprender español.

Cualquiera que sea el motivo de visitar Antigua Guatemala, pocas personas se van de la ciudad sin un suspiro de arrepentimiento. Sus calles pintorescas, ruinas de texturas ricas y lugareños cálidos penetran en el corazón de todos los visitantes y permanecen allí durante mucho tiempo.

Hoy, Antigua es una ciudad cosmopolita que logra mantener su ambiente de pueblo pequeño. Sus calles son lo suficientemente silenciosas para que los artistas instalen sus caballetes e intenten pintar o esbozar su perspectiva de una iglesia en particular en papel.

Otra faceta de esta ciudad es el panorama educativo. Asistente de multitud de escuelas de español, la ciudad cuenta con una biblioteca y un instituto de investigación de calidad para arqueólogos visitantes. Aquí, los eruditos pueden viajar en el tiempo y aprender sobre las numerosas iglesias, conventos y casas que alguna vez estuvieron llenas de actividad colonial.

Los visitantes también encontrarán en la ciudad un centro cultural. Aquí se lleva a cabo un festival de arte que presenta ballet, ópera, orquestas sinfónicas y teatro.

Las comodidades de la Antigua Guatemala

En los últimos años, numerosos restaurantes y hoteles han abierto sus puertas en estas tranquilas calles. Aunque conservan la atmósfera de una pequeña ciudad, dan la bienvenida a una multitud internacional de turistas y viajeros de negocios.

Desde la cocina típica guatemalteca hasta los platos italianos, los restaurantes reciben a sus huéspedes con un servicio y una hospitalidad de primera clase. Muchos de ellos están ubicados en edificios renovados con patios interiores y fuentes. Tanto si está allí para disfrutar de una buena comida como de un cóctel, el ambiente es cómodo y agradable.

Los hoteles en Antigua son variados y se adaptan a todos los presupuestos. ¡Desde un pintoresco Bed and Breakfast hasta un hotel de lujo! Otros hoteles ofrecen instalaciones de spa de estilo europeo con aromaterapia y relajantes masajes suecos.

Hay muchas actividades que un visitante puede experimentar mientras está en Antigua. La ciudad en sí ofrece una gran cantidad de iglesias y ruinas donde puedes pasar el tiempo.

El Museo de Santiago contiene cerámica colonial, herrajes, un cañón y una espada de Pedro de Alvarado. Un museo del libro en el mismo edificio, que alguna vez albergó la primera imprenta del país, detalla la historia de la imprenta.

Conclusión

La ciudad de Antigua es una joya que debes descubrir si decides recorrer Centroamérica, sea cual sea tu presupuesto.

Deja un comentario