Quizás algún día también hablaré de …

No sé por qué, pero hoy quiero hacer un balance de los viajes realizados en mi vida. Podría escribirlo en una molleskine pero como tengo el blog lo comparto contigo.

También porque un día aquí también podría hablar de estos fantásticos países.

Empecé a viajar en 1997 con el destino de mis amigos de la infancia: Barcelona. Nunca había salido de Italia. Nunca había tomado un avión.

Pero luego nunca me detuve.

Quizás con todo el dinero que he gastado podría comprarnos un Ferrari. Pero, ¿te quieres poner los maravillosos recuerdos que me han dejado estos viajes? no hay comparación.

El dinero está ahí para gastarlo así en mí. Viajar, conocer, conocer gente.

Estábamos en 1997. Al año siguiente me fui a Escocia por tres meses de Erasmus: un tiempo muy corto pero para mí, mi mundo era un pueblo de 5.000 habitantes, tres meses solos me parecieron una eternidad.

Pero la fiebre de los viajes nunca me abandonó.

Así que me fui a Irlanda en el 99 para hacer autostop con un amigo.

Luego en España en Valencia para visitar a los amigos que conoció en Erasmus y en 2001 viajo de camino a Holanda.

Y luego, finalmente, en 2002, África con una A mayúscula. Un sacerdote angoleño loco reúne a un grupo de diez muchachos y los lleva durante un mes a su país justo después de treinta años de guerra civil. Todavía recuerdo los enormes agujeros en la carretera que nos hacían hacer los diez kilómetros por hora apretujados en la carrocería de una camioneta. Recuerdo a los niños que corrieron tras él porque nunca habían visto a un hombre blanco.

2003: Voluntariado europeo en Murcia en España. Beca de la Comunidad Europea que me permitió tener alojamiento y comida durante seis meses a cambio de una jornada parcial en la casa de cambio del municipio. Así que en julio me enviaron para ser la empresa matriz de un intercambio de jóvenes en Túnez. Una experiencia única junto a sesenta jóvenes de Túnez, Argelia, Suecia y España. En agosto tomo el barco y llego a Ceuta en la costa marroquí para otra aventura de quince días.

2004: verano, primera experiencia en méxico. Un mes de mochilero en transporte público que me llevó de la ciudad de México a Oxaca a San Cristóbal de las casas a Palenque a Bonampak a Chicicastenango al lago de Atitlán a Livingstone a Tikal y finalmente a Belice a San Ignzio y los cayos.

invierno: tres semanas en Guinea para un escenario de bailes y sonidos del África ecuatorial.

2005: Cuba, simplemente las vacaciones perfectas.

2006: Tailandia-Camboya-Laos en verano y México nuevamente en invierno pero esta vez por una experiencia que quedará en mi corazón para siempre, para participar en el encuentro de los zapatistas con el resto de los pueblos del mundo.

2007: el primer viaje en solitario al otro lado del mundo de un mes de mochilero en Australia entre Sydney, Cairns, Darwin, Red Centre, Melbourne. De nuevo una experiencia inolvidable.

2008: poco dinero pero todavía muchas ganas de viajar, me marcho a Fuerteventura donde es fácil encontrar trabajo como bartender.

2009: dos meses y medio entre Costa Rica (paraíso natural) y Panamá (un hermoso descubrimiento).

2010: cinco semanas en Brasil con el mejor amigo. Fuimos a Río de Janeiro donde nos hospedaron en la Rochina, la favela más grande de Río por Bárbara de la asociación La sonrisa de los niños. Luego de allí fuimos a Parati, una joya turística. Desde Parati volamos a Fortaleza para ir a Lencois Maranhao en Jericocoara (el paraíso vive quiiiii) y San Luis. Finalmente terminamos nuestras vacaciones en el espectacular Salvador (los martes de Pelurinho son una experiencia única en la vida) y en la isla de Saudade, el Morro de Sao Paolo.

Y así llegamos a este año en el que inauguré el blog … las nuevas aventuras están todas aquí …

Deja un comentario