Un exitoso viaje de negocios a las puertas del Reino Unido

Para desarrollar su negocio, las asociaciones fuera del territorio son bienvenidas. Las relaciones con Reino Unido también son una oportunidad para conquistar un nuevo mercado. Con una clientela que tiene diferentes necesidades, el crecimiento es más que beneficioso para los emprendedores. Para que este viaje de negocios sea un éxito, una reserva en un hotel de lujo en Saint-Malo es ideal.

Un punto estratégico entre Francia y Reino Unido

Situado en Bretaña, las conexiones con la isla de Jersey y el Reino Unido son regulares. Esta elección de destino es ideal para una reunión de tipo empresarial. Por lo tanto, los empleados de diferentes áreas europeas podrán encontrar su camino allí. Incluso se puede considerar el alojamiento en un hotel de lujo para todos los presentes.

Ciudad de carácter, Saint-Malo solo puede inspirar a profesionales. Inspirador, sus murallas y leyendas marítimas representan el escenario ideal para desarrollar su actividad. En un lugar tan carismático, se fomentan los intercambios. Los nuevos empleados podrán descubrir sus fortalezas y coordinar sus acciones para el desarrollo de sus empresas. Gracias a los hoteles perfectamente equipados capaces de acoger a una gran clientela gracias a sus alojamientos y salas de reuniones, la asistencia ha cambiado algo en Saint-Malo.

Organiza seminarios en una ciudad apasionante

Para reunir equipos o integrar nuevos empleados, los seminarios siguen siendo la mejor fórmula. Junto con los talleres de formación de equipos, las actividades de ocio ayudan a construir vínculos más fuertes entre los participantes. Desde esta perspectiva, Saint-Malo representa la ciudad ideal. Desde su sabrosa gastronomía hasta su naturaleza y sus actividades deportivas, hay infinidad de ideas para acercar a los participantes.

El descubrimiento del patrimonio arquitectónico de la región puede ser el centro de atención. Los descansos gourmet serán ideales para degustar caramelos de mantequilla salada, deliciosos panqueques o las famosas ostras de Cancale. Tal perspectiva debería atraer a los participantes en este viaje de negocios. Su rica historia es también el interés de esta ciudad. Su torre Solidor y sus murallas así lo atestiguan. Para un seminario bien lleno, la tumba de Châteaubriand se ha convertido en una necesidad, ya que ha marcado profundamente a Saint-Malo.

Al reservar alojamiento en un hotel de lujo bien ubicado, los profesionales también pueden aprovechar los deportes acuáticos que se ofrecen. Una ciudad de marineros, ir al mar es siempre una experiencia estimulante. Con un entusiasta capaz de dominar este elemento, esta pausa en un viaje de negocios será inolvidable. El paddle surf, el windsurf o el submarinismo también se encuentran entre las actividades a probar.

Deja un comentario